LA | SF MEN'S FASHION AND PORTRAITURE
© RONALD NZ TAN. ALL RIGHTS RESERVED.

La Perfecta Imperfección

Por: Aurora Yepes

Van­ity (España, Sep­tiem­bre 2008)

Ronald Tan nació en Yan­gon, Myan­mar en 1981. Como cualquier artista que se pre­cie busca la inspiración y en este caso la ha encon­trado en el pro­tag­o­nista de las fotografías que apare­cen en nue­stro número de sep­tiem­bre, el mod­elo Justin W. Adam­son. En sus retratos explora la sen­su­al­i­dad mas­culina inten­tando meterse en la propia piel de los mod­e­los cuando dis­para su obje­tivo. Prove­niente de una familia bien, Tan fue capaz de renun­ciar a una cómoda vida y a su car­rera de [física apli­cada] y micro­bi­ología para lan­zarse a cumplir su ver­dadero sueño, ser fotógrafo.

Fue a loe 25 años cuando final­mente admi­tió su homo­sex­u­al­i­dad y se rec­on­cilió con esa parte de él mismo con­tra la que había estado luchando tan­tos años. Comenzó a bus­car mod­e­los mas­culi­nos con los que tra­ba­jar en futuros proyec­tos y fue entonces cuando apare­ció Justin. Ronald Tan siem­pre “culpa” al mod­elo de haberle empu­jado a arries­garse y hacer real­i­dad sus ilu­siones en el mundo de la fotografía ponién­dole toda la pasión y la energía de la que es capaz.

Sus conocimien­tos del mundo de la ima­gen se han pro­ducido de man­era auto­di­dacta espe­cial­izán­dose en moda mas­culina y belleza, real­izando tra­ba­jos para revis­tas inter­na­cionales en España, Fran­cia, Reino Unido y Ale­ma­nia. Tan con­sid­era que la fotografía es la mejor man­era de com­bi­nar cien­cia y arte. Cada uno de los mod­e­los que ha fotografi­ado a lo largo de su car­rera ha tenido algo de él mismo y le ha ayu­dado a apren­der y a cre­cer en esa par­tic­u­lar visión de la real­i­dad que a día de hoy tiene.

Entre los fotó­grafos que más admira y en los que ha encon­trado inspiración son Jerry Ave­naim, Sean Armenta, y Richard Reins­dorf y comenzó admi­rar la mas­culin­idad a través de las lentes de François Rosseau, Bell Soto, Mark Segal o Karl Simone. Ahora sois vosotros los que debéis juz­gar su tra­bajo, seguro que la nota que le vais a poner super­ará el notable.